DOCENTES DE ANTA RATIFICAN UN PARO POR TIEMPO INDETERMINADO

Los maestros están de paro desde el lunes ante la situación epidemiológica y lograron un acatamiento de entre el 80% y 90% en algunas unidades educativas. La provincia no permite dar clases virtuales.

Luego de una reunión que mantuvieron ayer con autoridades provinciales, los docentes del departamento Anta ratificaron un paro por tiempo indeterminado hasta que se les garantice que puedan dar clases sin el alto riesgo de contagio que hay actualmente en la zona.

En el encuentro, el médico Francisco Aguilar, presidente del Comité Operativo de Emergencia (COE) provincial, negó la posibilidad de dictar clases virtuales hasta que se inicie el receso de invierno, pautado para el 12 de julio.

De acuerdo a los índices epidemiológicos, Anta, ubicado en el sur de la provincia, está registrando durante la última semana una suba importante de casos de covid-19, siendo la localidad de cabecera, Joaquín V. González, la que más contagios acumula, con 778 en lo que va de 2021.

Por ello, los docentes decidieron ir al paro desde el comienzo de la semana, logrando un acatamiento que del 80% y 90% en algunas unidades educativas.

Ya la semana pasada, el COE de Joaquín V. González había solicitado pasar a la modalidad virtual, planteando también la opción de que se adelanten las vacaciones, pero ninguna de estas alternativas fueron aceptadas por la provincia. Lo que sí tuvo visto bueno, fue el pedido de instalación de un hospital de campaña en el municipio tras la saturación sanitaria que se registra en el sector privado y público de la salud.

El delegado por Anta de los Docentes Autoconvocados de la Plaza, Walter Pavón, contó a Salta/12 que ya venían pidiendo la intervención de las autoridades provinciales porque «desde hace dos semanas que estamos mal». Ante esta realidad, los tutores de los niños, niñas y adolescentes dejaron de mandarlos a las escuelas, ya que en algunas casos eran contactos estrecho, o directamente tomaron esta decisión como una manera de prevención.

De esta forma en las aulas se venía dando un ausentismo marcado, en algunos casos asistían hasta 4 alumnos de los 15 que forman parte de una burbuja. A esta situación se sumó el llamado al paro docente. Pavón contó que ante la llegada de la segunda ola de la pandemia y la época invernal, decidieron armar un grupo de WhasApp con los maestros para ir relatando qué es lo que se veía en cada institución.

Si bien el paro en un principio era hasta el martes, por la respuesta de ayer del COE provincial, se decidió continuar con la medida por tiempo indeterminado. En el departamento, alrededor de 600 los maestros dan clases en la zona.

La maestra María de los Ángeles Juárez estuvo en el encuentro con las autoridades y señaló que «minimizaron mucho el tema que está atravesando el departamento de Anta». De acuerdo al reporte matutino de ayer, Anta es el segundo departamento que más casos sumó en el día, con 77. Primero está Capital, con 263 y tercero, Orán, con 23.

«Algunos mandatarios municipales pedían oxígeno y la respuesta realmente fue algo muy descabellada», expresó. La maestra incluso se descompensó al finalizar la reunión, recordando que «tenemos aulas vacías porque los papás decidieron no enviar a los niños a las escuelas».

Por su parte, la docente Anahí García, que también participó de la reunión, dijo que no fueron escuchados. Relató que el pedido de pase a la virtualidad no fue solamente del sector docente, sino que también se sumaron las autoridades del Concejo Deliberante y del COE municipal de Joaquín V. González. «La respuesta fue negativa (por parte de Aguilar) y fue la misma para todos los que estábamos presentes ahí porque todos estábamos pidiendo lo mismo», sostuvo.

En el encuentro estuvieron jefes comunales como el intendente de Las Lajitas, Fernando Alabi, legisladores provinciales, representantes de los COEs municipales y docentes. García explicó que la solicitud era que las clases puedan darse a distancia, como lo hicieron los departamentos Metán, Capital y Rosario de Lerma cuando se incrementaron los casos de covid, por lo que señaló que quieren «la misma posibilidad».

También estuvo la secretaria de Gestión Educativa del Ministerio de Educación de Salta, Roxana Celeste Dib. Pero no emitió emitió opinión y se informó que hoy estará viajando al departamento.

El «no» tiene argumentos
De acuerdo al relato de García, el COE provincial negó la virtualidad porque considera que el departamento aún es un ámbito adecuado para el dictado de las clases presenciales.

La médica Natalia Soraire, integrante del COE de Joaquín V. González, agregó ante Salta/12 que el argumento también fue que «el niño no se contagia si se cumplen los protocolos en el colegio». Pero resaltó que la inquietud de los docentes es que no se respetan las normas de bioseguridad establecidas en las escuelas, a lo que «Aguilar nos dijo que así sean 2 o 3 alumnos, tenemos que garantizarle la presencialidad».

Sin embargo, para García, lo dicho por el presidente del COE asegura que los niños y niñas que no asisten a la institución educativa «están perdiendo el derecho a la educación». La maestra dijo que esta decisión es porque desde Educación tampoco se les permite a los docentes compartir el material de forma virtual.

Por eso insistió que en caso de dar paso a la modalidad virtual, los docentes se comprometen a compartir el material pedagógico, sea a través de la web o en cartillas de papel, para priorizar la salud de sus alumnos y las de sus propias familias.

El COE municipal ya había presentado la semana pasada el pedido de pase a la virtualidad o adelanteamiento de las vacaciones de invierno. Soraire dijo que la provincia «cree que (los estudiantes) corren más riesgo de contagio si están en el domicilio», y si se adelantan las vacaciones, advierten que las familias realizarán actividades de dispersión fuera de los hogares.

Desde el municipio además se sumó el requerimiento de un hospital de campaña para «tener un lugar previsto en caso de que colapse el sistema sanitario», dijo la médica, resaltando que debe estar equipado con recursos humanos y materiales. La respuesta desde provincia fue que se iban a comunicar directamente con el gerente del hospital de la localidad, Eduardo Acuña, en el caso que existiera la posibilidad.

Soraire indicó también que se hizo hincapié en la colocación de las vacunas porque es «el único recurso» que hoy el departamento tiene para combatir la pandemia. En Joaquín V. González, hasta el momento son 6 mil las personas vacunadas.