EL INTENDENTE DE ROSARIO DE LERMA A JUICIO POLÍTICO POR MALVERSACIÓN DE FONDOS

Dos tercios del Concejo Deliberante dieron el visto bueno tras analizar las denuncias en contra Enrique Martínez. También lo acusan de mal desempeño de su función. Él aduce que es una maniobra para hacer campaña de los concejales.

En la tarde de ayer quedó confirmado el juicio político al intendente de Rosario de Lerma, Enrique Martínez, a quien los concejales de aquella localidad lo acusan por mal desempeño de los deberes de funcionario y malversación de fondos públicos. De esa manera, se suma a una larga lista de jefes comunales que atraviesan la misma situación, como el de Salvador Mazza, Rubén Méndez, el de Cafayate, Fernando “Casita” Almeda, el de Joaquín V. González, Juan Domingo Aguirre, y el de San Carlos, Héctor “Rulo” Vargas.

La denuncia la había elevado la concejala Griselda Gallegillos, y ayer por la tarde, luego del dictamen que entregó la comisión investigadora, constituida por integrantes de ese cuerpo, dos tercios de los concejales votaron a favor de iniciar el proceso que puede llegar a destituir al jefe comunal que llegó allí en el 2019, tras gestiones también criticadas, como la del actual diputado provincial Ignacio Jarsún, o la del senador Sergio “Topo” Ramos.

El edil Leonardo Rosas, detalló a este medio que se sumaron varios incumplimientos de Martínez, entre ellos que nombró sin el acuerdo del Concejo, a la tesorera y jueza de faltas municipales. También que presentó una Ordenanza de Código de Edificación “copiada y pegada del municipio de San Lorenzo”.

Que incumple las ordenanzas que los ediles aprueban, pero sobre todas las cosas que aún no rindió lo recaudado en el Carnaval 2020, por el cual ya hay una denuncia penal en su contra. Además, sumó que en la ejecución presupuestaria de ese mismo año, quedaron $291 millones sin rendir, y que “se realizaron descuentos a trabajadores y trabajadoras municipales en concepto de tareas insalubres y riesgosas”.

La jornada había comenzado con pintadas apuntando a uno de los hermanos Galleguillo, Carlos, que en junio del año pasado fue denunciado por delitos sexuales y amenazas en perjuicio de una adolescente. La joven que lo denunció, ahora tiene 17, y asegura que a raíz de esa relación tuvo un bebé con el concejal olmedista.

Pero por la tarde seis de los nueve integrantes votaron a favor de que se concrete el juicio político contra el intendente. Votaron a favor los dos Galleguillos, a los que se sumaron Mónica Soto, Leonardo Rosas, Facundo Ramos, y el presidente del Cuerpo Gastón Liendro, que por reglamento puede votar cuando se necesitan los dos tercios. Mientras que en contra votaron las oficialistas Liliana Céspedes y Abigaíl Cruz. Se ausentó Noelia Faundez, quien un par de sesiones antes había presentado su renuncia pero aún no fue tratada.

Ahora comenzarán a correr los plazos, son cinco días para notificarlos y diez para que responda las acusaciones y otros 30 en los que se amplían las pruebas y se adjuntan las respuestas del acusado. Por lo que a finales de agosto se votaría la sanción “y naturalmente vamos por la destitución”, confirmó Rosas.

La defensa de Martínez adujo que utilizan este juicio para hacer campaña quienes quieren renovar sus bancas o disputarán un lugar en la legislatura, como Griselda Galleguillos, que intentará quedarse con el lugar de Sergio Ramos en el Senado integrando el frente de Juntos por el Cambio+.

La concejala aseguró que los dichos del intendente no tienen asidero, ya que el intendente no es candidato, y también aprovechó para cuestionar a los anteriores intendentes, tanto a Ignacio Jarsún, al que acusó de dejar la municipalidad sin haber rendido una cifra superior a los $170 millones, y a Sergio Ramos, investigado por la justicia en una causa por peculado, cuando como intendente en 2013 recibió poco más de $300.000 para la construcción de dos viviendas que nunca se concretó.