IMPUESTO A LA RIQUEZA: LOS PUNTOS MÁS IMPORTANTES DEL PROYECTO

La iniciativa podría llegar a recaudar cerca de $ 300.000 millones. La cifra representa más del 30% de lo erogado por el Estado en el paquete de medidas anticrisis.

El Gobierno presentó en el Congreso el proyecto para gravar de forma extraordinaria a las 12.000 personas más ricas del país, quienes acumulan más de $ 200 millones cada una. El proyecto contempla conseguir recursos necesarios para financiar el paquete de medidas de auxilio y combatir los efectos recesivos de la pandemia.

Este un aporte sería aplicado por única vez y alcanzará exclusivamente a las personas humanas de elevado nivel patrimonial. Sólo están incluidos quienes posean una riqueza declarada superior a los 200 millones de pesos con una alícuota del 2%, que incrementa a medida que el patrimonio es mayor, y aproximadamente alcanzaría a 12.000 personas.

Alrededor de la mitad de las personas alcanzadas por este aporte tienen entre 200 a 400 millones de pesos y la mayor tasa alcanza a menos de 300 personas. Por los bienes que las personas alcanzadas tienen en el exterior, las alícuotas son un 50% mayores. Se estima recaudar aproximadamente $ 300.000 millones.

Según indicó un comunicado del Frente de Todos, lo recaudado se destinará a:

  1. Comprar equipamiento de salud para atender la pandemia.
  2. Apoyar a las PyMEs con subsidios y créditos.
  3. Urbanizar los barrios populares con obras que empleen a las/os vecinos de cada barrio.
  1. Hacer obras y equipar a YPF para producir y envasar GAS Natural.
  2. Financiar un relanzamiento del plan PROGRESAR para que las/os jóvenes puedan seguir estudiando.

Una herencia económica complicada

El consumo privado tuvo ocho caídas trimestrales significativas desde el segundo trimestre de 2018, que promediaron 5,7%; en el caso de la inversión la caída fue 14% en el promedio de esos 8 trimestres. Como resultado, en el 2019 comparando con el 2015, la caída del producto anual fue de 4%, del consumo privado 5,6% y de la inversión de la economía 15,65%.

Durante la gestión macrista, los ingresos tributarios y de la seguridad social de la Nación disminuyeron 3,1% del PIB, en parte como consecuencia de la decisión deliberada de reducir los gravámenes sobre sectores de elevada capacidad contributiva. Respecto a los recursos tributarios, los servicios totales de la deuda fueron desde el 53% en el 2002, al 39% en 2015, a 71% en 2019.

¿Cuánto representa para las cuentas públicas este aporte extraordinario?

En los cuatro años de gestión de Cambiemos, se dejaron de cobrar impuestos a personas y a empresas de mayores patrimonios por el equivalente acumulado de siete puntos del PBI. Según las estimaciones del Gobierno, este aporte permitiría recuperar más de uno de esos siete puntos para financiar la recuperación de la economía.

Con las previsiones del mes de agosto, los gastos e inversiones que tendrá que realizar el Estado para atender las consecuencias de la pandemia suman $ 870.000 millones. Se trata del equipamiento de salud, los hospitales modulares, el IFE, el ATP, los bonos a las personas jubiladas, la asistencia financiera a las provincias, la asistencia financiera a PAMI y el refuerzo de los planes alimentarios. Este aporte extraordinario, en comparación, representa el 34%.