REQUIRIERON JUICIO A POLICÍAS POR VIOLENTAR CON UNA ESCOPETA A UN HOMBRE

Dos están acusados de vejaciones agravadas por el uso de la violencia, lesiones leves y falsedad ideológica y los otros, por incumplimiento a los deberes de funcionario público.

Dos policías fueron requeridos a juicio por haber ejercido violencia policial contra un hombre a quien le dispararon con una escopeta tipo paintball, y resultó lesionado en la espalda. Otros dos efectivos están acusados por omisión a los deberes de funcionario público. Se desempeñaban en la División de Seguridad Urbana. La fiscala Verónica Simesen de Bielke informó a Salta/12 que en 2021 ya hay 143 policías imputados en toda la provincia por violencia institucional y 123 fueron requeridos a juicio.

En 2020, desde julio, cuando asumió en la Fiscalía de Derechos Humanos, Simesen de Bielke imputó a 141 efectivos policiales y 129 fueron requeridos a juicio.

Por un hecho de violencia policial cometido el 16 de julio de 2020 ahora fueron imputados y requeridos a juicio cuatro policías. Se trata de Facundo Exequiel Morales (26) y Miguel Alejandro Cisneros (30), que están acusados por vejaciones agravadas por el uso de la violencia, lesiones leves y falsedad ideológica.

También Osvaldo Daniel Saldaño (41), y Pedro Roberto Moruchi (28) fueron imputados, en su caso, por omisión de los deberes de funcionario público.

El denunciante relató que el 16 de julio de 2020 cerca de las 10.30, mientras esperaba la llegada de un policía en la esquina de las calles Ituzaingó y Astigueta de la ciudad de Salta, vio llegar un móvil policial y se le acercó. En ese momento, uno de los efectivos abrió la puerta y le dijo “qué junás, qué junás”, por lo que le explicó que esperaba a un policía y el acusado le contestó “a mí qué mierda me importa”.

Según lo denunciado, los policías se rieron y uno de ellos volvió a insultarlo, ante lo cual el denunciante respondió que no estaba haciendo nada. Entonces uno de los efectivos hizo un movimiento como si se fuera a bajar del móvil, la víctima corrió y los acusados le dispararon con una escopeta tipo paintball, lo que le produjo lesiones en la espalda.

La fiscala Simesen de Bielke señaló en el requerimiento que los hechos denunciados guardan correlación con el certificado médico agregado al legajo de investigación, del que surgió que la víctima fue examinada por la División Medicina y Química Legal de la Policía, que diagnosticó que tenía excoriaciones circulares en la espalda.

Según la Fiscalía, la investigación reveló que los acusados, quienes cumplían funciones a en el móvil 1821, no dieron cuenta de lo sucedido, por lo que para la fiscala, tuvieron un comportamiento doloso, ya que incumplieron artículos del Reglamento Policial que establecen que siempre que la policía utilice la fuerza en cumplimiento de sus funciones, deberá realizar un informe pormenorizado.

Simesen de Bielke sostuvo que la acusación endilgada a los efectivos policiales «pretende proteger la integridad física de la que dispone toda persona, asociada a las pautas que imponen ciertos estándares mínimos establecidos por la Constitución Nacional, juntamente con los Instrumentos Internacionales de Derechos Humanos, en relación al trato que debe dispensarse por parte de las fuerzas de seguridad».