VECINOS DE LA CALDERA Y VAQUEROS SE ORGANIZAN CONTRA LA INSEGURIDAD

Por el aumento de robos crearon alarmas comunitarias y grupos de WhatsApps y reclaman más efectivos y móviles de la Policía a Seguridad. En Vaqueros el municipio habilitó una App que funciona como alarma.

Quienes viven o tienen una casa de fin de semana en el departamento de La Caldera, comenzaron a organizarse para proteger sus pertenencias tras una ola de robos y situaciones poco comunes que están sucediendo y que alteraron la paz de la zona. Los vecinos, aseguran que el escaso personal policial y la falta de vehículos con los que cuentan para patrullar, ayudan a que se sucedan esos hechos.

Es por eso que además de exigir más control a sus intendentes, y por medio de estos a la cartera de Seguridad provincial, comenzaron a agruparse para buscar alternativas de cuidado y crear alarmas comunitarias para alertar situaciones sospechosas.

En la localidad de La Caldera, crearon el grupo de whatsapp Vecinos en alerta, en donde se comunican de la presencia de personas desconocidas o vehículos en actitud sospechosa que rondan la zona. Se trata de quienes habitan o tienen casas de fines de semana en los barrios más alejados del pueblo, camino al dique Campo Alegre o en La Calderilla.

“Acá hay muchas nuevas obras en construcción, entonces mucha gente va y viene a menudo, cosa que no sucedía antes, y como hay muchas casas que en la semana están vacías pero completamente amuebladas, son una tentación”, contó una vecina que alquila hace unos 8 meses cerca del dique, y añadió que quienes decidieron alquilarles “se habían hecho la casa para venir a pasar los fines de semana, pero hace 9 meses los desvalijaron enteros, se llevaron las cosas con camión, entonces prefieren tener gente permanente”. “Hasta el inodoro, la heladera, todo se llevaron, y esto pasó en varias casas”, añadió.

Otra vecina, que vive junto a su familia en El Balcón de Getsemaní, cercano al Cristo de La Caldera, contó que muchas veces desaparecen animales, como cabras y vacas, “que después aparecen faenados”. En esa parte de la localidad, también se organizaron y se mantienen conectados a través de las redes sociales “porque la policía es totalmente inoperante y tardan muchísimo en llegar”.

«El ministro Pulleiro solo nos dijo que no hay plata para mejorar la seguridad de La Caldera, por eso los vecinos nos tuvimos que organizar para protegernos”, le dijo a Radio Nacional Eduardo Tejeda, un profesor del pueblo, que añadió que “el gobierno no brinda respuesta a la ola de robo que se produce en la localidad desde hace meses”, y detalló que solo hay cinco efectivos y un móvil para controlar toda la zona de influencia.

El intendente de La Caldera, Diego Sumbay, reconoció estar preocupado y contó que en el transcurso del año ya mantuvieron varias reuniones con los vecinos y también con el ministro Juan Manuel Pulleiro y su secretario de Seguridad, Benjamín Cruz. “Sabemos que es una situación que compete exclusivamente a la Policía, pero nosotros debemos accionar y gestionar para dar soluciones concretas a la inseguridad”, indicó el jefe comunal.

Sumbay relató que en conversaciones con Cruz, éste le explicó que el departamento también está comprendido en el sector 1C, que incluye a los barrios del Norte de la ciudad de Salta, y ante la falta de parque automotor, se habían aumentado los recorridos de la montada, que realiza rondas a caballo. “Hay un solo móvil, que se echa a perder y no tienen con qué salir”, afirmó.

Pero que en una de las reuniones que mantuvieron los habitantes con Pulleiro, el mismo funcionario les había pedido que se organicen “con un sistema de alarmas vecinales”. Añadió que desde la llegada de la pandemia de coronavirus, y al conformar el COE local, mantienen más contacto con el personal policial “y les pedimos constantemente mayor seguridad”.

Otra de las problemáticas que atañe a seguridad tiene que ver con los animales sueltos y que generan periódicamente accidentes sobre la ruta 9. Según el intendente, es otro de los temas que ya le planteó al comisario en más de una oportunidad, “la de aumentar los patrullajes sobre todo a la noche porque hemos tenido que lamentar más de un accidente”.

Por último, Sumbay recordó que hay dispuestas algunas cámaras de seguridad sobre la ruta y en el pueblo, y pidió a los vecinos que realicen la denuncia correspondiente, “para poder hacer el patrullaje con las cámaras”. Y explicó que si bien piden la instalación de un nuevo puesto policial, los datos estadísticos en cuanto a las denuncias recibidas que maneja Seguridad “no son suficientes para poner el puesto, porque la gente no denuncia”. Aunque consideró que La Caldera es un municipio que está creciendo en número de habitantes y más temprano que tarde “van a tener que dotar de más efectivos y de otros puestos policiales porque para la cantidad de personas que viven, se quedan cortos”.

En cuanto a la prevención, confió que se viene trabajando “en la medida de lo posible, porque los recursos son limitados, en la iluminación de algunas calles”, “es una problemática que nos tiene que tener a todos involucrados”, culminó.

“Mi alarma”
En tanto, y para dar algún tipo de respuesta a quienes viven en Vaqueros, su intendente, Daniel Moreno, decidió hace un par de meses, contratar un servicio de alarma comunitaria a través de la aplicación “Mi alarma”, que consta un sistema de alertas que están conectadas al grupo de vecinos más cercanos, y al 911.

El sábado, Moreno participó junto a personal municipal, de varias reuniones en distintos sectores del pueblo dando a conocer la aplicación y explicando cómo conectarse a la misma. Uno de los funcionarios, Luis Di Stefano, sostuvo que si bien ya habían hablado con las autoridades de la Policía provincial y se estaban realizando más patrullajes, los problemas que tiene el parque automotor de esa dependencia superan el 30% de su flota.

El jefe comunal y presidente del Foro de Intendentes de la provincia, acotó que hay varios sectores del pueblo con muchas necesidades y que de allí pueden provenir algunos robos, “pero no es cuestión de estar señalando, porque vienen de todos lados a robar”. Y agregó que desde su gestión se está intentando incluir a muchas personas en situaciones de vulnerabilidad “o que salen de la cárcel, para que no vuelvan a delinquir”, otorgándoles trabajos como el de adoquinado que se está realizando en varias calles de Vaqueros. Pero aceptó que eso no es suficiente “y menos en este contexto de pandemia en donde no alcanzamos a recaudar ni para pagar los aguinaldos”.

Mientras que Di Stefano, al igual que Sumbay, solicitó constantemente que realicen las denuncias correspondientes para que las estadísticas marquen que se necesita más control en aquellas localidades.

La respuesta
Ante el reiterado pedido de los vecinos e intendentes, el ministro de Seguridad se reunió con autoridades de la Policía de la Provincia para diagramar el servicio. Y desde la cartera anunciaron que se reforzará con efectivos de unidades especiales de las diferentes jurisdicciones que operan en la zona.

El director General de Seguridad de la Policía, Marcelo Armella junto al equipo de coordinación operativa de la Unidad Regional 1, le informaron sobre los recursos policiales de las cinco dependencias que conforman el sector 1C, cuya jurisdicción comprende a los barrios El Huaico, Mirasoles, Ciudad del Milagro, 17 de Octubre, Unión, Castañares, Universitario, Parque Belgrano y Juan Manuel de Rosas entre otros, además de las localidades de La Caldera y Vaqueros. Y le detallaron los puntos de mayor riesgo y que necesitan más presencia policial.